miércoles, 11 de noviembre de 2015

EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Durante la mayor parte de la historia de la Tierra, nuestra atmósfera ha tenido un promedio de 275 partes por millón* (ppm) de dióxido de carbono (CO₂). 


El CO₂ es un gas de efecto invernadero, lo que significa que actúa como una colcha que atrapa calor proveniente del sol. Mientras más hay en el aire, esta colcha es más espesa.


Hace trescientos años los humanos empezaron a quemar carbón y petróleo y la cantidad de CO₂ en la atmósfera empezó a aumentar.¹ Ahora estamos en 400 ppm y aumentando 2ppm cada año.
350ppm es el límite de seguridad para la vida en la Tierra.


 Por encima de 350 nos arriesgamos a llegar a peligrosos “puntos de inflexión”. En 400 ppm y aumentando, estamos muy por encima de todo lo que la civilización humana nunca había visto antes.



*El dióxido de carbono en la atmósfera se mide en partes por millón, o cuántas moléculas de ­CO hay en cada 1,000,000 de moléculas totales de aire. 
400 o 275 puede no parecer mucho comparado con un millón, pero aún estos pequeños cambios pueden trastornar radicalmente la manera en que nuestro planeta funciona.










No hay comentarios:

Publicar un comentario